magia administrativa

A veces conseguimos hacer magia

Hay veces que queremos dar una respuesta y/o servicio a nuestros clientes. Pero a veces, en ocasiones, las conexiones del universo se convierten en reto para llegar a cumplir nuestro objetivo en el plazo y la forma que queremos. Y el cliente llama y llama reclamando su servicio/objeto pensando que cuantas más veces llame antes tendrá lo que quiera. Como si sólo y exclusivamente dependiera de nuestras manos y mentes. Pero muchas veces hay que entender aunque NO NOS GUSTE, NOS FASTIDIE LOS PLANES “IDEALES”,  que a la persona que llamamos para reclamar, por muchas veces que lo hagamos repetidamente no  puede hacer más. Me encanta que el cliente quede contento y satisfecho con el servicio, así que si no se está llegando, ¿es realmente porque no quiero y quiero fastidiarle o ponérselo más difícil? Resulta incómodo, pero aceptar que no podemos controlar los resultados no esperados con gritos, o insistencia, amenazas, facilita el trabajo de todos.

Si está en mi mano, me aseguro que el cliente-colaborador, reciba lo antes posible y de la mejor forma posible lo que necesita. Pero ¿está todo en nuestra mano? ¿sabemos facilitarle la gestión al siguiente en la cadena?

A veces podemos hacer magia, a veces no. Y no es porque no queramos. Sencillamente somos humanos entre humanos.

Reflexiones de una administrativa…

Felices gestiones